sábado, 23 de octubre de 2010

RONIN EIGA: SAMURAI REINCARNATION

SAMURAI REINCARNATION
Kinji Fukasaku dirigió en 1981 este pequeño clásico de culto protagonizado por, atención, Sonny Chiba, Hiroyuki Sanada, el fallecido Ken Ogata y Tomisaburo Wakayama, el mítico Zatoichi o Lobo Solitario. La historia que cuenta es el asesinato de miles de samurais católicos por parte del shogunado nipón. Uno de los muertos, abandona a Dios para seguir al Diablo, regresando a la vida como un demonio. Su objetivo es vengarse del Shogun y de todo el clan Tokugawa, por lo que decide utilizar a Lady Hosokawa, a Miyamoto Musashi, a un jóven ninja Iga y al monje Inshun Hozoin. La trama es relativamente ligera, pero la atmósfera que consigue el director de "Battle Royale" me ha dejado algo perplejo, ya que no estamos ante una película de bajo presupuesto hecha sólo para entretener. Los planos y el dibujo de los personajes es bastante interesante, navegando entre el cine más serio y el más fantasioso. Destaco las coreografías de Katanas, sobre todo por Wakayama, tremendamente rápido y ágil, diría que incluso más que en las sagas mencionadas del espadachín ciego y del vengador acompañado de su hijo. Sanada es secundario, siendo Sonny Chiba la estrella, aunque con el reparto que tiene, es una película bastante coral. Atención a las secuencias finales, con varios duelos envueltos en llamar.


NOTA: 7'9

lunes, 11 de octubre de 2010

RONIN EIGA: RAIN FALL

RAIN FALL

Película japonesa con tintes hollywoodienses, no sólo por la presencia de Gary Oldman como villano de lujo, si no por la propia película, ya que enlaza en sus momentos de acción con el cine estadounidense. Esto se debe en parte al tratarse de una coproducción entre Japón y Estados Unidos. Este feedback entre Asia y Occidente se deja ver en cada vez más títulos, aunque hoy me centraré en este, que cuenta la persecución de John Rain, antiguo agente de la CIA, por parte de sus compañeros y de la mafia japonesa, la Yakuza, que mueve los hilos del gobierno nipón. Un thriller bien hilvanado con momentos de tensión bien resueltos y un reparto solvente, tanto japonés como norteamericano. Curiosamente, las secuencias de acción son coreografiadas por el propio director, siendo contundentes y realistas. A destacar la banda sonora del siempre excelente Kenji Kawai. Una película muy entretenida y recomendable que si bien no es tremendamente original, permite pasarlo bastante bien. Lástima que a pesar de Oldman sea dificil que llegue a nuestro país.



NOTA: 7'5