viernes, 18 de enero de 2013

RONIN EIGA: FORCED TO FIGHT (2011)

Hace ya tiempo que el cine sobre las Artes Marciales Mixtas (MMA) se ha convertido en todo un subgénero, llegando incluso a tocar el cine de mayor proyección con "Warrior", donde nominaron a Nick Nolte al Oscar, o en la reciente comedia hollywoodiense "Peso Pesado". A mitad de camino nos encontramos con algunas cintas espectaculares, pero encaminadas al mercado del video directamente, como "Rompiendo las reglas 2". Y por último, cintas puramente de explotación donde auténticos luchadores hacen sus pinitos en el cine con mediocres actuaciones, buenos combates y poco más. Esta vez, el británico Gary Daniels, estrella del género en la segunda mitad de los '90 con películas como "Full Impact", "El Puño de la Estrella del Norte", "Furia" o "Tigre Blanco", y recuperado con "Los Mercenarios ", ha sabido elegir un proyecto donde puede lucirse no sólo marcialmente. Ante todo, tengo que admitir que la trama no es nada original. Tópica, pero no por ello menos disfrutable. Lo que más me ha sorprendido ha sido la actuación de Daniels, muy centrado, expresivo y en definitiva, eleva un poco la categoría de la película y crea vínculos con el espectador, resultando fresca y de calidad.  No digo que pueda ganar el Oscar, pero dentro de este tipo de películas sobre torneos de MMA, apuestas y pinceladas dramáticas, lo hace perfectamente creíble. La trama, con un Daniels padre de familia que para saldar la deuda de su hermano con un promotor de luchas, deberá volver a luchar, aunque esto signifique dejarse ganar en algunos combates. Y es esta parte, la de dejarse ganar y venderse por dinero a combates amañados, es donde Daniels cumple a la perfección, con una bajada a los infiernos de su personaje, con ese excelente villano encarnado por Peter Weller ("Robocop"), donde, al igual que en "Los Ojos del Dragón", brilla sobre el resto de personajes. Respecto a las artes marciales, con coreografías del propio Daniels y Claudio-Cristian Prisecaru, son bastante buenas, mezclando bien el bagaje técnico de Daniels, más enfocado hacia el Muay-Thai y algunos golpes de Kung Fu, con las luxaciones propias del Jiu-Jitsu, con proyecciones y patadas en salto, donde Daniels también puede lucirse, a pesar de estar próximo a cumplir los 50 años (el 9 de mayo). Su excelente forma física le permite realizar muchas técnicas de las que echábamos de menos en este tipo de películas. La dirección del habitual del cine de terror, el israelí Jonas Quastel ("Sasquatch", "Ripper 2") nos deja apreciar casi todas las técnicas, aunque en ciertos momentos, la manía de rodarlos con planos cerrados, junto a la edición del propio director, entorpece ciertos momentos, aunque esto no impide que le demos un notable alto, aunque sea por desarrollar un guión visto mil veces, con un nuevo giro de tuerca que se agradece, y sobre todo, la madurez de Daniels en un proyecto que le viene como anillo al dedo.



NOTA: 7'75

No hay comentarios: