martes, 21 de mayo de 2013

CRÍTICA: THE TOWER (2012)

Después de ver los trailers, tenía ganas de verla, pero tras recomendármela Tomás Chanpoo, no he dudado en verla en cuanto he tenido un hueco de dos horas para verla de un tirón. Es, sin dudas, una buena película. Promete espectáculo y lo da durante todo el metraje. Supongo que mucha gente dirá que los personajes son arquetipos, que algunas situaciones, muy habituales en el cine de catástrofes... Y si, todo eso es cierto, pero la película no engaña, es sincera y necesita tirar de tópicos para mezclarlos con la espectacularidad que
necesitaba. Su estructura de guión es de libro. Alrededor de media hora de presentación de personajes, con unos ligeros toques sobre su personalidad para crear el drama, el género por excelencia surkoreano, creando una empatía con los personajes secundarios, sabiendo que no todos van a sobrevivir. Se crean dos frentes dramáticos: los habitantes de la Torre Sky en llamas luchando por sobrevivir y los heroicos bomberos, uniendo su camino en diversos momentos. La siguiente media hora ofrece el primer enfrentamiento contra el fuego, para llegar a la mitad y tomar un descanso antes de su parte final, repleta de acción salpicada del drama humano.

Es evidente que en todo esto no es nuevo, pero la buena labor del director, Kim Ji-hoon ("Sector 7") no nos da un momento de respiro con situaciones límite. Supongo que ahora mismo, alguien esté pensando que si es el director de "Sector 7", es probable que resulte decepcionante como aquella, si bien tiene buenos momentos y es entretenida. Quizás por eso no la critico demasiado respecto a los tópicos. Aquí la acción funciona mucho mejor que en "Sector 7", los efectos digitales "cantan" menos, quizás por el tema de transcurrir de noche, y hace que temamos por los protagonistas, cosa que "Sector 7" no tenía, la mencionada empatía. Viendo cada película en su género, podemos valorar mejor si es una buena película o no. En este caso, lo es, sin nada que envidiar a las superproducciones de Hollywood pero con ese toque tan surkoreano como es el humor y el drama, e incluso el romanticismo. 

A nivel dramático, el peso lo llevan Kim Sang-keyong ("May 18") y la guapa Son ye-jin ("Open City") y cumplen a la perfección a sabiendas de que la profundidad de sus personajes comienza y termina en la parte romántica de la historia. El resto, están correctos, sin ninguna queja al respecto pero sin tirar cohetes. Al drama individual hay que añadirle la moralina clasista de las clases dirigentes frente al honor que demuestran los bomberos, dando un pequeño paso más a la hora de dotar de tensión a todas las secuencias. Puede estar ardiendo un helicóptero dentro de edificio, o derrumbándose una parte, o bien podemos ver declaraciones de amor, la búsqueda de una hija o el enfrentamiento entre los bomberos y su superior por salvar a políticos que no están en peligro frente a humildes ganadores de loteria que han decidido vivir lujosamente. Todo esto está perfectamente hilado para mantenerte en tensión durante las dos horas que se pasan volando. No es perfecta como película, aunque visualmente es bastante impresionante con algunos momentos algo gores, pero no lo necesita ya que sí es perfecta para pasar un muy buen rato. Estoy seguro que Michael Bay y Roland Emmerich la han disfrutado más que sus propias películas...

NOTA: 7'75

No hay comentarios: