domingo, 23 de junio de 2013

CRÍTICA: "THE GRAND HEIST" (2012)

En esta ocasión, viajamos en el tiempo y el espacio a Korea en el siglo XVIII, donde el hielo es un bien muy preciado y la corona se encarga de distribuirlo y venderlo. Los nobles que lo controlan, se enriquecen mientras el pueblo pasa penurias, pero el destino hará que dos personajes muy diferentes entre sí, unan fuerzas y junto a un ecléctico grupo, planeen robar el hielo. Todo ello con intrigas palaciegas y un ritmo endiablado lleno de aventuras, acción y humor. Todo esto nos ofrece Kim Joo-hon en su debút como director tras encargarse del guión de "Secret Reunion", y pasa con nota al ofrecernos una, como han dicho en otras ocasiones, versión chosum de "Ocean's Eleven", aunque mantiene su identidad propia combinando O Se-young ("Guerra de flechas") y Kim Sin-ung ("My PS Partner") Sus coreografías, con un uso acertado y mínimo de los cables (sobre todo gracias a la secuencia en el hielo, usado muy bien para dar a los dos personajes involucrados en la pelea un aspecto cercano a los héroes de los films chinos de Kung Fu. Una intriga bien planteada y sobre todo una muy buena dirección que permite ver todo lo que pasa, ya sean peleas, el hielo resquebrajándose o una riada dentro de un túnel.
dos géneros en una misma película. Estos géneros son el del robo espectacular y casi imposible y las intrigas políticas e históricas. Entre medias tenemos secuencias de acción realmente buenas, y sólo puedo echarle en cara esos efectos digitales no muy bien conseguidos pero que con el tono de la película, comedia de acción con elementos narrativos extraídos del cómic, hace que se pasen por alto. Y esto todo gracias a lo sumamente entretenida que es. Los momentos de intrigas políticas dotan de mayor fuerza a la historia, momentos de relax visual para seguir con acción, cortesía de

En ciertos niveles de construcción de personajes, usan arquetipos para los miembros de este grupo de ladrones, con algunos más desarrollados o con más minutos den pantalla que otros, pero conforman un grupo habitual pero esperado por quien se acerca a esta película. Esto no significa que su simplicidad sea mala, al contrario, ya que se agradece una trama consistente unida a estos arquetipos (el experto en trasnporte, en explosivos, información, disfraces...) que están para lo que se espera de ellos. Lo bueno es que a pesar de ello, todo funcionan muy bien, como un reloj suizo y que sepamos más o menos que van a hacer cada uno de ellos, y cuando toca su secuencia estelar, es lo suficientemente bien escrita y montada como para aumentar el grado de disfrute.
De momento sólo ha conseguido una nominación en los Grand Bell Awards de Korea del Sur al Mejor Nuevo Director y un premio posterior en Fantasporto 2013, el Orient Express Section Grand Prize como Mejor Película. Esto nos da una idea de lo que busca el público en el cine actual. Cine comercial, casi blockbuster, pero bien hecho, no sólo imágenes espectaculares empalmadas con una historia que no se sostiene de ninguna forma, ni cine de autor pedante y lento, capaz de aburrir a todo el mundo. Pasar dos horas de forma entretenida, sonriendo y riendo, viendo buenos combates de artes marciales, unos villanos muy malos y avariciosos y un plan loco que irá transformándose en una auténtica misión imposible donde nada es lo que parece. A este nivel, la película cumple a la perfección, destacando la química entre los dos protagonistas, el Guardia Imperial exiliado injustamente para que no moleste en los negocios ilícitos de los nobles, Oh Ji-ho ("Sector 7") y el librero, hijo de una concubina y de un alto cargo del gobierno, Cha Tae-hyun ("Hello Ghost") Los dos personajes, tan diferentes, pero con un propósito común, son la verdadera cohesión de la historia, logrando que sus secuencias juntos sean muy divertidas y acercando todo ello no sólo visualmente al cómic, si no a los propios personajes, que parecen surgidos de un manhwa. (Sobre todo lo relacionado con el sexo, con esas narices sangrantes) Todo ello conforman, en definitiva, una película agradecida de ver, que sinceramente, me sorprendió positivamente ya que no había visto ni si quiera un trailer. Me lancé a verla, con ganas de ver algo entretenido, y si tiene artes marciales, mejor, y terminé contento, aunque no era lo que tenía en mente, y no todas las películas que vemos consiguen dejarnos ese buen sabor de boca y con ganas de más aventuras de estos dos personajes y sus amigos.

NOTA: 8

No hay comentarios: