sábado, 8 de junio de 2013

SEMANA DE LA CRÍTICA: "LESSON OF THE EVIL" (2012)

La película 1900 de mi base de datos ha sido este film de Miike que es bastante sorprendente. Veamos. Miike se hizo un nombre con sus films más bizarros y extremos, saliendo del v-cinema japonés hasta llegar a films más mainstream. Tras los excesos de "Ichi the Killer", "Agitation" o "Audition", pasó a productos más comerciales, traspasando el muro de sus seguidores más acérrimos como "Llamada perdida", las dos partes de "Zebraman", "Yatterman", "La Gran Guerra Yokai" o las también dos partes de "Crows Zero". No obstante, inquieto como es, pasó a realizar dos grandísimas obras que podrían incluso etiquetarse como cine de autor. Hablo de sus más reconocidas películas, "13 Asesinos" y "Hara-Kiri. Muerte de un samurái", estrenadas incluso en nuestro país en cines. El respiro que se dió, al menos en el tono lúgubre y la atmósfera densa de sus remakes de dos films clásicos del chambara, con "Ninja Kids", "For Love's sake" y "Ace Attorney", y su éxito adaptando mangas o videojuegos (mieles ya saboreadas con las adaptaciones de "Crows Zero") le ha supuesto un nuevo giro en su carrera, llegando a un producto como el que hoy critico.

Miike era, es y será un gamberro que recuerda de dónde viene. En todos sus films se nota su mano personal, demostrando que se puede hacer cine comercial pero con ese toque personal y transgresor que le define. ¿Algún seguidor suyo puede atacar alguna de sus películas? Personalmente me encanta Miike y aunque haya películas que no me hayan gustado, siempre hay elementos suficientes para decir, tras pensarlo, sobre todo un argumento de peso, al menos para mí. Miike experimenta en todos y cada uno de los aspectos del cine, ya sea visual o argumentalmente. No quiero extenderme en este tema, ya que de momento
no he dicho nada de "Lesson of the evil", pero este afán de experimentar y probar suerte con todo tipo de géneros e historias siempre ha sido algo muy característico suyo, por lo que si vemos "La felicidad de los Katakuris" o la trilogía "Dead or alive", veremos films muy diferentes, unos acertados, otros no, pero siempre diferentes e interesantes. Si hace un musical, lo hace a su manera, con su sello. Y en este punto, empiezo con la película en cuestión, porque une el toque comercial de la primera hora y veinte minutos con su sello personal, con planos desconcertantes y sugerentes, al estilo de "Audition" en algunos momentos, para pasar a unos últimos 50 minutos aproximadamente repletos del Miike más salvaje. Pero vayamos por pasos.

La historia se basa en la novela de Kishi Yûsuke que ha adaptado el propio Miike y tras un preludio donde conoceremos a un niño que no sabe diferenciar el bién del mal con no muy buenas intenciones, conoceremos al profesor de inglés Hasumi, totalmente comprometido con la causa de enseñar a los alumnos y educarles de la forma correcta. También conoceremos a una clase de estudiantes, con sus historias personales brevemente esbozadas y desarrolladas, y a otros profesores y padres de alumnas. El acoso escolar, sexual, copiar en exámenes mediante móviles... Las relaciones entre todos ellos harán que Hasumi muestre su verdadero rostro, el rostro del mal. La matanza va preparándose hasta el sangriento tramo final.

La primera hora y veinte minutos se desarrolla todo lentamente, algo de la que la han acusado, pero tengo que decir en su favor que el ritmo narrativo y la planificación milimétrica de cada plano nos va dando pistas de hacia dónde se dirige el film. Lo único que quizás sea un punto negativo, aunque no demasiado, son las historias que van surgiendo de los estudiantes, metidas de forma algo forzadas sólo para dramatizar y casi justificar los casi 50 minutos de violencia asesina. También es cierto que sin estas historias, los 50 minutos hubiesen sido menos, pero sólo con sangre, disparos y muerte. Porque es eso lo que más llamado la atención, que un adulto con un rifle se dedique a matar adolescentes menores de edad de la forma en la que muchos conocimos a Miike, al de "Ichi the Killer", el Miike más gore, sin llegar a los límites de Noburo Iguchi, claro. No vemos tripas ni desmembramientos por doquier, pero es mucho más realista y escalofriante. El peso de la interpretación lo lleva Itô Hideaki ("The Princess Blade" y "Sukiyaki Western Django", de Miike también) como el amable y simpático Hasumi, un auténtico psicópata. Su maldad es interpretada con una naturalidad pasmosa, demostrando que el desarrollo de su personaje es sencillo pero brutal. El Mal se esconde muy facilmente, engañando a todos. Y digo el Mal con M mayúscula porque hace lo que hace porque sí, porque es lo que quiere en ese momento. La situación se va volviendo inestable y decide actuar de esa forma y seguir para adelante. A pesar de los momentos donde parece demostrar locura, con los cuervos de Odín, todo parece una forma natural de actuar. El mayor momento donde demuestra crueldad es cuando una de las alumnas, a punto de ser asesinada, le pregunta a su "profesor" si ha matado a su novio. Sin cambiar el gesto, sigue su camino sin responder, sin conceder el último deseo del ejecutado.

Antes de terminar, remarcar que el resto de actores están bastante bien, sin despuntar nadie, más que nada porque no existen personajes secundarios fuertes como para resaltar un antagonista del verdadero protagonista, el profesor asesino. Este giro de "Battle Royal" (pero sin nada que ver, sólo la menciono como referencia argumental similar) reune la vertiente más clásica de Miike en lo referente a dramas con el gore y la violencia (aunque algo así tuvimos en la genial "13 Asesinos") que ha llevado incluso a replantearse su distribución en España en formato doméstico por ese tramo final. Esperemos que sí se estrene mientras Miike recibe flojas críticas su último film, "Shield of Straw" en su paso por Cannes, termina la post-producción de "Mogura no uta", otra adaptación del manga homónimo y prepara dos films, la adaptación de la obra de teatro Kabuki "Shin Yotsuya kaidan" y "The Outsider", su primer largometraje norteamericano con Tom Hardy antes de la Segunda Guerra Mundial confraternizando con la Yakuza. 

NOTA: 8'5

No hay comentarios: