sábado, 10 de agosto de 2013

A COMPANY MAN (2012)

Hyeong-do es un asesino que trabaja para una compañía. Un día decide usar en uno de sus trabajos a un agente externo, con la intención de matarlo una vez terminado el trabajo. Antes de acabar con él, le pide que le de el dinero que tiene ahorrado a su madre. Incapaz de asesinarlo, decide llevar el dinero a su madre, que resultará ser una mujer que en su juventud fue cantante y a la que Hyeong escuchaba una y otra vez. Mientras tanto, en la compañía su superior empieza a sospechar de él y de sus evasivas, por lo que deciden investigarle y descubrirán que ha dejado con vida a otro objetivo más...

De verdad, el cine surkoreano de acción cada vez se hace más y mejor. En esta ocasión tenemos un film que toca diversos géneros. Principalmente es un thriller de acción, pero con toques de drama y con historia romántica. Por suerte, todos estos elementos se armonizan en su hora y treinta y seis minutos, sin resultar para nada pesada. El guión está bien construido, y se nota que han unido los elementos que a los surkoreanos les gusta. Tiene ese toque comercial de cine de acción, pero su director y guionista, Im Sang-yun, que debúta aquí en la dirección tras su paso como productor y en el departamento de dirección, consigue darle un toque personal, sobre todo en las escenas de acción, buscando planos más trabajados que en otras cintas de temática similar. Aunque en cierto momento se hace ligeramente predecible, se deja ver, no aburre y tiene elementos muy interesantes para observar. En el tono, se mezcla con el thriller surkoreano al uso, en la línea de "Old Boy", "A Bittersweet Life" o "El Hombre sin Pasado", siendo ésta última la más similar en cuanto al resultado final, pero con un toque heroic bloodsheed a lo John Woo, pero sin los excesos visuales del director de "The Killer". En ese sentido, aunque tiene elementos cercanos al cine de Woo, no intenta imitarlos, si no que resuelve visualmente la acción de forma propia, y como he dicho antes, con planos y un montaje que funcionan perfectamente. Tampoco creas que vas a ver una versión surkoreana del cine de Woo. Por supuesto que no, pero repito, en el tono me ha recordado a ciertos momentos de "The Killer" e incluso "A Better Tomorrow". Además, tenemos artes marciales, de mano de Sin Jae-myeong ("En espíritu de Bruce Lee" y curiosamente, en el remake de "A Better Tomorrow", "Invincible") con coreografías muy realistas y que aunque no son muy estilizadas, como he dicho de la acción en general, funcionan muy bien, con peleas en el interior de coches, habitaciones pequeñas, con cuchillos o sin armas. Además, están bien dirigidas, permitiendo ver perfectamente las secuencias de acción, no como en el cine occidental, que cada vez son más lamentables dichas secuencias.

Curiosamente, el mejor cine de acción viene, cada vez más, de Korea del Sur, que buscan darle un giro de tuerca al género juntandolo con otros subgéneros. Ejemplos de esto son títulos como la mencionada "El Hombre sin Pasado", "The Yellow Sea", "The Chaser" (más cercanos al thriller que a la acción estos dos últimos) o "71. Into the fire". Tratan de conseguir títulos entretenidos pero que ofrezcan elementos para dar mayor entidad a la historia, sin olvidar al público, tanto masculino (acción, artes marciales) como al femenino (historia dramática, historia romántica) y lo consiguen, pero me estoy yendo por las ramas y creo que este tema daría para al menos un par de artículos, asi que, vuelvo a la película.

Llegando al tema interpretativo, So Ji-sup ("Rough Cut") cumple muy bien su cometido como asesino silencioso pero con ganas de dejar el gremio, y funciona igualmente bien en el terreno romántico, complementándose y resultando muy creíbles con Lee Mi-youn, que regresó el año pasado al cine con este film tras rodar en 2007 "Love Exposure". El resto del elenco, de nuevo está a la altura de los protagonistas, destacando a Gwak Do-won ("The Berlin File") como... antagonista de So, ya que tampoco es un villano al uso. Esto es uno de los mejores elementos del film. Aunque el personaje de Gwak, Gwon, es antipático y se nota que no le cae bien el protagonista, no llega a desarrollarse como un villano deseoso de la muerte de Hyeong-do, aunque sí que se nota que es el personaje negativo del film.Casi por último, me ha resultado curioso que parte del mensaje (no es el de mayor peso al tratarse de una historia de asesinos) es el exceso de trabajo, el dedicarle toda la vida al trabajo, en compañías que te vampirizan por completo y que si tienen que prescindir de tí, no se lo piensan demasiado para despedirte. Pero como he dicho, no es el mensaje de mayor peso, ya que la trama tira por otros derroteros y este dato es más bien anecdótico.

Resumiendo: Acción, thriller, drama, romanticismo... elementos que configuran una película que sin llamar demasiado la atención, merece su visionado para disfrutar de una buena película sin más pretensiones que entretener de forma consistente sin tomar por tonto al espectador.

NOTA: 7'75

No hay comentarios: