martes, 21 de mayo de 2013

CRÍTICA: THE TOWER (2012)

Después de ver los trailers, tenía ganas de verla, pero tras recomendármela Tomás Chanpoo, no he dudado en verla en cuanto he tenido un hueco de dos horas para verla de un tirón. Es, sin dudas, una buena película. Promete espectáculo y lo da durante todo el metraje. Supongo que mucha gente dirá que los personajes son arquetipos, que algunas situaciones, muy habituales en el cine de catástrofes... Y si, todo eso es cierto, pero la película no engaña, es sincera y necesita tirar de tópicos para mezclarlos con la espectacularidad que
necesitaba. Su estructura de guión es de libro. Alrededor de media hora de presentación de personajes, con unos ligeros toques sobre su personalidad para crear el drama, el género por excelencia surkoreano, creando una empatía con los personajes secundarios, sabiendo que no todos van a sobrevivir. Se crean dos frentes dramáticos: los habitantes de la Torre Sky en llamas luchando por sobrevivir y los heroicos bomberos, uniendo su camino en diversos momentos. La siguiente media hora ofrece el primer enfrentamiento contra el fuego, para llegar a la mitad y tomar un descanso antes de su parte final, repleta de acción salpicada del drama humano.

Es evidente que en todo esto no es nuevo, pero la buena labor del director, Kim Ji-hoon ("Sector 7") no nos da un momento de respiro con situaciones límite. Supongo que ahora mismo, alguien esté pensando que si es el director de "Sector 7", es probable que resulte decepcionante como aquella, si bien tiene buenos momentos y es entretenida. Quizás por eso no la critico demasiado respecto a los tópicos. Aquí la acción funciona mucho mejor que en "Sector 7", los efectos digitales "cantan" menos, quizás por el tema de transcurrir de noche, y hace que temamos por los protagonistas, cosa que "Sector 7" no tenía, la mencionada empatía. Viendo cada película en su género, podemos valorar mejor si es una buena película o no. En este caso, lo es, sin nada que envidiar a las superproducciones de Hollywood pero con ese toque tan surkoreano como es el humor y el drama, e incluso el romanticismo. 

A nivel dramático, el peso lo llevan Kim Sang-keyong ("May 18") y la guapa Son ye-jin ("Open City") y cumplen a la perfección a sabiendas de que la profundidad de sus personajes comienza y termina en la parte romántica de la historia. El resto, están correctos, sin ninguna queja al respecto pero sin tirar cohetes. Al drama individual hay que añadirle la moralina clasista de las clases dirigentes frente al honor que demuestran los bomberos, dando un pequeño paso más a la hora de dotar de tensión a todas las secuencias. Puede estar ardiendo un helicóptero dentro de edificio, o derrumbándose una parte, o bien podemos ver declaraciones de amor, la búsqueda de una hija o el enfrentamiento entre los bomberos y su superior por salvar a políticos que no están en peligro frente a humildes ganadores de loteria que han decidido vivir lujosamente. Todo esto está perfectamente hilado para mantenerte en tensión durante las dos horas que se pasan volando. No es perfecta como película, aunque visualmente es bastante impresionante con algunos momentos algo gores, pero no lo necesita ya que sí es perfecta para pasar un muy buen rato. Estoy seguro que Michael Bay y Roland Emmerich la han disfrutado más que sus propias películas...

NOTA: 7'75

lunes, 13 de mayo de 2013

CRÍTICA: CONFESSION OF MURDER (2012)

El thriller surkoreano es uno de los mejores ejemplos de cine de calidad sin renunciar al espectáculo. Por este motivo, el poco cine de Korea del Sur que nos llega suele ser de este género, ya sea con toques dramáticos ("Nameless Gangster") o con acción, como el título que hoy critico. Cuando lees la trama parece thriller más, las escenas de acción son muy espectaculares, emparentándole directamente con el cine de acción más comercial y con cierto toque norteamericano, exceptuando algunos movimientos de cámara, como los numerosos planos en primera persona, incluyendo en las coreografías en objetos que impactan contra los personajes involucrados en la pelea. Si a la intriga sobre si Lee Du-seok es realmente el asesino o no (perdón, no he dicho de qué va la película: 15 años después de cometerse unos crímenes de mujeres, cuando los asesinatos prescriben, Lee Du-seok sale a la luz con un libro donde se confiese ser el autor de los crímenes. El policía que le persiguió y que resultó herido en la cara con una macabra media sonrisa causada por el asesino, se enfrentará a él, pero nada es lo que parece cuando otro hombre, autodenominado J, salga a la luz afirmando ser él el asesino), con la investigación policial, unimos el género de juicios, pero cambiando los juzgados por un debate televisivo, y la acción, tenemos una película fresca, entretetina y que engancha. ¡Por fin una película que no decepciona! Al contrario, el entretenimiento es constante, a pesar de los chromas (pantallas azules o verdes) que ayudan a que los actores no pongan en peligro sus vidas demasiado, que aunque le quitan autenticidad al film, no le resta mérito al intentar, con los medios al alcance, realizar una película donde no pase un sólo minuto sin tensión, por lo que los momentos donde los efectos digitales y los cables son algo "cantosos" se perdonan.
que estamos ante un nuevo film que sigue los pasos de películas como la excepcional "Encontré al Diablo" ("I saw the Devil"), pero su primera secuencia nos hace ver que estamos equivocados. Una secuencia de acción, con una buena coreografía y con persecuciones, se acerca más al cine puro de acción, aunque sabiamente, su director y guionista, Jeong Byeong-gil ("Action Boys") afronta su primer film (la película "Action Boys" es un documental sobre los especialistas del cine surkoreano bastante recomendable a pesar de su resultado agridulce, y donde participó Kwon Kwi-deok, coordinador de acción en esta) con muy buen tino, buscando un éxito de taquilla uniendo diversos géneros de forma bastante inteligente. En vez de limitarse a un

No me ha llamado demasiado la atención los actores, aunque están todos correctos. El mayor logro del film es por parte del director, que intenta darle un sello totalmente personal a todo el film, bebiendo de aquí y allá para ofrecer, en definitiva, un producto que une la tensión y lo mejor de todos los géneros que toca, acertando de pleno con los debates de televisión y el uso de los medios que hace el triángulo de personajes principales, con lo que se toca un tema muy actual, que es la propia moralidad de los medios y la búsqueda del morbo por parte del público, con esas legiones de fans del supuesto asesino en serie arrepentido. Dos horas que se pasan volando, con una primera hora muy en línea con un cine de intriga más clásico, exceptuando las escenas de acción, y con el nuevo giro que cambia totalmente la historia en su segunda mitad para terminar con un buen espectáculo que si bien no es perfecto, al menos entretiene y hace pasar un buen rato. Si uno mira bien, podrá encontrar algunos fallos, no sólo visuales, pero, repito, se le perdona como producto de entretenimiento más mainstream que otros títulos.

NOTA: 7

viernes, 10 de mayo de 2013

CRÍTICA: R2B - RETURN TO BASE (2012)

Tae Hun (Rain), es un temerario piloto de cazas que tras realizar una gamberrada delante de todos sus superiores, es transferido a otro grupo de pilotos que tendrá que lidiar con un ataque aéreo de sus vecinos del norte y evitar que se transforme en una guerra mientras se enamora y crea unos fuertes vínculos de amistad con sus nuevos compañeros. Tras leer esto, lo primero que pensé fue que una nueva
superproducción surkoreana intentaría un éxito internacional. Tras verla, lo confirmo, y por desgracia, le pesa demasiado a la película para lograr imponerse con un producto espectacular y de calidad. Lo primero, el guión. Simplón, sin demasiadas ganas de soprender, lo cual la aproxima a las superproducciones de Hollywood demasiado y muestra un resultado final como aquellas... decepcionante. Pero claro, más de una persona dirá que si visualmente es espectacular y entretiene, le basta. Si, en parte estoy de acuerdo, pero a ese nivel estamos en las mismas, si bien admito que no están nada mal, aunque, como le suele pasar a muchas películas, vengan del país que vengan, podría haber sido mucho mejor.

Por un lado tenemos poca acción real. Me explico. La mayor parte de la película se centra en las relaciones entre los personajes, la parte romántica y poco a poco se van dando pinceladas de la trama que nos traerá unas correctas, e incluso buenas secuencias de acción pero sin alma. Un ejemplo para explicarme. Las películas de John Woo tienen acción con un sello personal, incluso las de Michael Bay. En este caso Kim Dong-won ("My Boss, my Teacher") opta por un estilo muy típico, dotando de una espectacularidad demasiado habitual para los combates aéreos, sin llegar a sorprender. Esto, unido a que la mayoría de la acción aérea que se ve es en concursos del ejército y que los combates reales no llegan hasta su parte final, transforman en lo que parecía una peripecia de acción en una cinta muy regulera, muy surkoreana en la parte dramática pero que se queda a medio camino entre lo que es y lo que podía haber sido.

No voy a criticar al reparto, que está correcto. Por desgracia, sólo están así, correctos, incluso Rain ("Ninja Assassin") no consigue desplegar el carisma visto en otros films y sobre el escenario, por lo que si en vez de él la hubiese protagonizado Song Kang-ho o Ryoo Seung-wan no se hubiese notado la diferencia al tratarse de un producto comercial alejado del circuito festivalero. Cada actor funciona perfectamente como arquetipos dependiendo del tipo de secuencia que toque, ya sea acción, la parte romántica o el drama. Tiene muchos puntos en común con "Top Gun", aunque en realidad se trata de un remake del film de 1964 "Balgan Mahura" (AKA "Red Scarf"), la cual admito no haber visto. En definitiva, "R2B - Return to Base" es una película que aunque llama la atención, no consigue ser más que un espectáculo pasajero, que se deja ver pero que no te deja la sensación de haber visto lo que esperabas, demasiado... ligera, aunque tampoco diría que es una pérdida de tiempo verla. La influencia que tuvo el cine oriental en el occidental se retroalimenta cogiendo la parte más floja de las superproducciones de Hollywood.

NOTA: 6

lunes, 6 de mayo de 2013

LA CRÍTICA DEL LUNES: THE GUILLOTINES (2012)



THE GUILLOTINES (2012)

El reciente cine de Hong Kong intenta reverdecer laureles en el cine más espectacular y comercial con superproducciones como esta que hoy reseño. Quitando algunas películas, los resultados no están siendo los esperados, ni por los productores ni por el público. El caso de “The Guillotines” se enmarca en una fórmula que ha salido bien en otras ocasiones, y es la que sigue. Cogemos una película clásica de género y hacemos una nueva versión, modificando la historia y llevándola hacia un terreno que más que copiar y versionar, homenajea, dándole mayor profundidad y seriedad de la que en un principio tenía. Y me refiero a lo visto, y usado, por Peter Ho Su-Chan en “Warlords” y “Dragón (Wu Xia)”, que casualmente es el productor de esta, pero no le ha salido tan bien como se esperaba. A pesar de contar con Andrew Lau como director, que cumple su papel con una buena dirección, sobre todo en algunas secuencias de acción.
El comienzo promete, presentando a algunos personajes de forma espectacular para luego intentarprofundizar en unos personajes pero de forma muy somera, demasiado. Algunos de los miembros de Las Guillotinas no son mas que secundarios con una secuencia donde se pretende decir cómo es en el fondo este asesino tan letal. Esa falsa profundidad le pesa demasiado, apoyado además por el escaso carisma de la mayoría de los actores, exceptuando a Shawn Yuen, lo mejor de todo el film. La sombra de “Wu Xia” es demasiado alargada (es más, “La Guillotina Voladora”, en la que se basa muy libremente, es la secuela de “El Luchador Manco”, que era a su vez una explotación de “El Espadachín Manco”, la original de “Wu Xia”…) Su guión se para demasiado en detalles que realmente no interesan. La parte más potente, la de la acción, es demasiado breve, aunque espectacular, por lo que la sensación final es que podría haber dado mucho más, centrándose en una historia repleta de acción, que es lo que su tráiler y el mismo proyecto desde que empezó a caminar, han estado vendiendo. Por desgracia, es una muestra del actual cine hongkonés, que busca desesperadamente cintas comerciales de calidad, al estilo de lo que ofrecía en los ’80 y parte de los ’90, pero de momento, a excepción de ciertos títulos emblemáticos, la industria hongkonesa está de capa caída. Es una pena que teniendo los elementos que esta película tenía, no hayan sabido aprovecharlos correctamente. Es más, incluso su estreno en 3D me llama poderosamente la atención ya que no tiene tantas secuencias donde aprovechar el rodaje estereoscópico tan de moda, si bien, es probable que las secuencias de acción queden espectaculares si se han rodado bien. Pero insisto, poca acción, mucho drama, actores sosos y una dirección correcta pero que en conjunto la convierten en una de las películas fallidas del pasado 2012.

NOTA: 5