lunes, 26 de agosto de 2013

WARRIORS TWO (1978)

Hoy vamos a viajar al pasado, a 1978, para hablar de una película de Hong Kong, una de esas joyas de la época dorada del Kung Fu. Lo primero, su trama, bastante sencilla y habitual en el género. Un jóven cajero del banco Wah (Casanova Wong "Rivals of the Silver Fox"), acostumbrado a ayudar a la gente con su Kung Fu, descubre el plan que tiene el director del banco, el Señor Mo (Fung Hak-On "Enter the Fat Dragon"), para hacerse con el control de todo el pueblo, asesinando al Alcalde. A pesar de ello, cuando va a hablar con él, es interceptado por Yao (Dean Shek Tin "Drunken Master"), asistente personal del alcalde, y metido de lleno en la trama, por lo que Mo intentará acabar con él, dejándo al cajero Wah malherido. Asistido por el Maestro Tsang (Leung Kar-Yan "Tiger Cage"), médico y experto en Wing Chun, tendrá que recuperarse pronto y comenzar su venganza cuando su madre sea asesinada para que salga de su escondite. Gracias a las enseñanzas del Maestro Tsang y a la ayuda de Gei Cheun (Sammo Hung, al que no creo que haya que
presentar), la venganza contra la conspiración comenzará.

Tenemos buenos, malos, traiciones, asesinatos, entrenamientos y venganzas, los elementos básicos del género. El guión es obra de On Sze-To, de cuya pluma han salido películas como "La Palma de Buda", numerosas entregas de la saga de Wong Fei Hung protagonizada por Kwan Tak-Hing, "The Manchu Boxer", "The Magic Blade", "Shaolin Mantis" o "Godfather from Canton", y para dirigirla, nada más y nada menos que Sammo Hung, que a parte de dirigir y actuar, es el coreógrafo, y la verdad, se nota su mano. Sammo consigue con este film realizar algunas de las mejores coreografías que he visto, usando tanto el Wing Chun como otros estilos más acrobáticos y aprovechando al máximo las habilidades de los actores. Esta producción de la Golden Harvest de Raymond Chow brilla sobre todo por el buen hacer de Sammo tanto en las coreografías como en la dirección, alejándose de las venganzas más sangrientas de la Shaw Bros. y sumándole el humor que tanto Sammo como Jackie Chan han explotado como sello personal. No voy a decir que la historia sea una maravilla, es correcta, una mera excusa para desplegar en poco más de hora y media unas espectaculares secuencias de Kung Fu de los que te dejan la boca abierta. La velocidad de las peleas, las excelentes técnicas de pierna de los actores y el poco uso de cables la convierten en un referente junto a otros títulos como "Dirty Ho" o "Magnificent Butcher". Sólo en su parte final el cable aparece de forma más que evidente, con las técnicas de Mantis de Fung Hak-On, dándole ese toque irreal de fantasía pero que consigue no ser excesivamente exagerado. Algunas secuencias están grabadas con pocos cortes de planos, permitiendo (no como en el cine occidental, sbre todo hoy en día) poder disfrutar y ver todas las técnicas que se despliegan.

De momento he ensalzado las coreografías, y es que es lo más llamativo y el motivo real de este film, el realizar una película de Kung Fu de gran calidad. El guión, como he dicho, es correcto, con traidores, emboscadas y sobre todo humor y respeto por el Wing Chun, al que podemos ver sin problemas en medio de otros estilos como el mencionado de la Mantis Religiosa (Tang Lang Chuan) o la Camisa de Hierro (Chi Kung) y claro, luego te pones a pensar en las dos partes de "Ip Man" con Sammo como coreógrafo y te das cuenta de que la historia de Sammo con el Wing Chun es, como he dicho, respetuosa, por lo que el conocimiento técnico de Sammo es indiscutible. Es diferente a la hora de plasmarlo, pero sabiendo algo de artes marciales, se puede ver la esencia del Wing Chun en cada pelea, exceptuando cuando Casanova Wong usa su excelente técnica de pierna así como algunas acrobacias. Y es este punto, el acrobático lo que más me ha gustado, ya que no es algo que podamos ver en todo el metraje. Me explico. Las acrobacias están muy bien, son espectaculares, pero el uso práctico de las artes marciales como sistema de defensa hace que se eviten dichos movimientos por muy espectaculares que queden en la gran pantalla, y dado que existen cientos (miles, pero no quiero exagerar) películas que usan indiscriminadamente las acrobacias, apoyadas por el uso de cables, se agradece que aquí se vean muy poco. 

Junto a Casanova Wong y Sammo Hung tenemos a Leung Kar-yan, conocido también como Beardy por la barba que suele usar, con una técnica excepcional. Dean Shek, un nombre mítico en el cine de Hong Kong, Cheung Man-Ting ("Police Angel"), el contrapunto femenino y que sólo hizo nueve películas como actriz, Tiger Yang Cheng-Wu ("Blind fist of Bruce"), interpretando a Trueno Pai, otro actor con ocho películas pero con una buena técnica de pierna, Lee Hoi-Sang ("The Invincible Armour"), experto en el film en el Puño de Hierro gracias al uso de Chi Kung y Wai Yeung ("Hap Ki Do") como Tigre. Todos ellos, exceptuando a Cheung Man-Ting, tienen sus momentos para lucirse marcialmente hablando y ayudan a que cada secuencia de lucha sea digna de revisar. Por cierto, si te fijas bien podrás ver numerosas caras conocidas en papeles secundarios como a Yuen Biao, Eric Tsang, Lam Ching-Ying, Billy Chan, Mars o a Lau Kar-Wing (también conocido como Bruce Law, aún en activo y si no recuerdo mal, su último film ha sido su participación en la secuela de "The Raid" en las coordinación de acción, lo que te puede dar una idea de quién hablamos)

En definitiva, una de las obras maestras del género con un Sammo en forma en todos los sentidos, tanto fisicamente, como a la hora de coreografiar y dirigir con tan buen pulso todas las secuencias. 

NOTA: 9

sábado, 10 de agosto de 2013

A COMPANY MAN (2012)

Hyeong-do es un asesino que trabaja para una compañía. Un día decide usar en uno de sus trabajos a un agente externo, con la intención de matarlo una vez terminado el trabajo. Antes de acabar con él, le pide que le de el dinero que tiene ahorrado a su madre. Incapaz de asesinarlo, decide llevar el dinero a su madre, que resultará ser una mujer que en su juventud fue cantante y a la que Hyeong escuchaba una y otra vez. Mientras tanto, en la compañía su superior empieza a sospechar de él y de sus evasivas, por lo que deciden investigarle y descubrirán que ha dejado con vida a otro objetivo más...

De verdad, el cine surkoreano de acción cada vez se hace más y mejor. En esta ocasión tenemos un film que toca diversos géneros. Principalmente es un thriller de acción, pero con toques de drama y con historia romántica. Por suerte, todos estos elementos se armonizan en su hora y treinta y seis minutos, sin resultar para nada pesada. El guión está bien construido, y se nota que han unido los elementos que a los surkoreanos les gusta. Tiene ese toque comercial de cine de acción, pero su director y guionista, Im Sang-yun, que debúta aquí en la dirección tras su paso como productor y en el departamento de dirección, consigue darle un toque personal, sobre todo en las escenas de acción, buscando planos más trabajados que en otras cintas de temática similar. Aunque en cierto momento se hace ligeramente predecible, se deja ver, no aburre y tiene elementos muy interesantes para observar. En el tono, se mezcla con el thriller surkoreano al uso, en la línea de "Old Boy", "A Bittersweet Life" o "El Hombre sin Pasado", siendo ésta última la más similar en cuanto al resultado final, pero con un toque heroic bloodsheed a lo John Woo, pero sin los excesos visuales del director de "The Killer". En ese sentido, aunque tiene elementos cercanos al cine de Woo, no intenta imitarlos, si no que resuelve visualmente la acción de forma propia, y como he dicho antes, con planos y un montaje que funcionan perfectamente. Tampoco creas que vas a ver una versión surkoreana del cine de Woo. Por supuesto que no, pero repito, en el tono me ha recordado a ciertos momentos de "The Killer" e incluso "A Better Tomorrow". Además, tenemos artes marciales, de mano de Sin Jae-myeong ("En espíritu de Bruce Lee" y curiosamente, en el remake de "A Better Tomorrow", "Invincible") con coreografías muy realistas y que aunque no son muy estilizadas, como he dicho de la acción en general, funcionan muy bien, con peleas en el interior de coches, habitaciones pequeñas, con cuchillos o sin armas. Además, están bien dirigidas, permitiendo ver perfectamente las secuencias de acción, no como en el cine occidental, que cada vez son más lamentables dichas secuencias.

Curiosamente, el mejor cine de acción viene, cada vez más, de Korea del Sur, que buscan darle un giro de tuerca al género juntandolo con otros subgéneros. Ejemplos de esto son títulos como la mencionada "El Hombre sin Pasado", "The Yellow Sea", "The Chaser" (más cercanos al thriller que a la acción estos dos últimos) o "71. Into the fire". Tratan de conseguir títulos entretenidos pero que ofrezcan elementos para dar mayor entidad a la historia, sin olvidar al público, tanto masculino (acción, artes marciales) como al femenino (historia dramática, historia romántica) y lo consiguen, pero me estoy yendo por las ramas y creo que este tema daría para al menos un par de artículos, asi que, vuelvo a la película.

Llegando al tema interpretativo, So Ji-sup ("Rough Cut") cumple muy bien su cometido como asesino silencioso pero con ganas de dejar el gremio, y funciona igualmente bien en el terreno romántico, complementándose y resultando muy creíbles con Lee Mi-youn, que regresó el año pasado al cine con este film tras rodar en 2007 "Love Exposure". El resto del elenco, de nuevo está a la altura de los protagonistas, destacando a Gwak Do-won ("The Berlin File") como... antagonista de So, ya que tampoco es un villano al uso. Esto es uno de los mejores elementos del film. Aunque el personaje de Gwak, Gwon, es antipático y se nota que no le cae bien el protagonista, no llega a desarrollarse como un villano deseoso de la muerte de Hyeong-do, aunque sí que se nota que es el personaje negativo del film.Casi por último, me ha resultado curioso que parte del mensaje (no es el de mayor peso al tratarse de una historia de asesinos) es el exceso de trabajo, el dedicarle toda la vida al trabajo, en compañías que te vampirizan por completo y que si tienen que prescindir de tí, no se lo piensan demasiado para despedirte. Pero como he dicho, no es el mensaje de mayor peso, ya que la trama tira por otros derroteros y este dato es más bien anecdótico.

Resumiendo: Acción, thriller, drama, romanticismo... elementos que configuran una película que sin llamar demasiado la atención, merece su visionado para disfrutar de una buena película sin más pretensiones que entretener de forma consistente sin tomar por tonto al espectador.

NOTA: 7'75