viernes, 11 de octubre de 2013

IP MAN: THE FINAL FIGHT (2013)

Tras el éxito internacional de las dos entregas de "Ip Man" protagonizadas por Donnie Yen, dos de sus productores, Kwok Lam Sin y Wong Bak-Ming, junto a varios socios más, decidieron poner en marcha una precuela y una secuela de las dos existentes, aunque sin conectarlas directamente. Estas dos películas, "Ip Man. La leyenda" y esta que nos ocupa, son independientes con las de Yen, quien sigue pensándose en rodar la tercera parte. Una vez que hemos puesto en antecedentes, veamos que tal esta lucha final del Sifú Yip Man con Anthony Wong ("Exiled") interpretando al legendario maestro de Wing Chun. 

La historia cuenta la llegada de Yip Man (aquí de nuevo Ip Man) a Hong Kong, cosa que veíamos en la segunda entrega de Yen. La historia personal de Yip Man la desconozco en parte, por lo que muchos de los detalles que se cuentan no se si serán verdad, aunque el hijo de Man, Yip Chun (Ip Chun) aparece acreditado como consultor, además de interpretar un pequeño papel, un cameo donde curiosamente habla con el hijo de Man, es decir, consigo mismo, por teléfono. Como película, se nota que es una forma de explotar la imagen de Yip Man y seguir haciendo caja con la franquicia, pero por suerte consigue estar a la altura de la precuela, "Ip Man. La Leyenda", y si bien no consigue convencer como las de Yen, al margen de mi predilección personal por él, es una digna secuela que se adelanta a la otra saga para contar el final de la vida del Maestro. Wong está genial como Yip Man, incluyendo las secuencias de artes marciales, donde le he visto más ágil que en otros films recientes, secundado por un grupo de caras conocidas y desconocidas donde destaco a otro veterano indispensable del cine de Hong Kong, Eric Tsang ("Infernal Affairs - Juego sucio") a Timmy Hung ("New Police Story"), hijo de Sammo y hermano de Sammy, como Sheung Leung, o Xin Xin Xiong como Dragón, que interpreta algo así como el villano de la película. Y tras decir esto, llegamos a un punto negativo de la película, mezclar la biografía de alguien con ciertos elementos más de género que hace que en general resulte algo confuso el saber si estamos viendo una película biográfica de un maestro de artes marciales o una cinta policial con combates de artes marciales. Con esto no quiero decir que las coreografías, cortesía de Chung Chi Li ("The Bullet Vanishes") y Kwok Lam Sin, que además de producirla debúta aquí como coreógrafo, y ambos bajo la supervisión de Leo Au-Yeung y Marvel Chow en lo referente a Wing Chun, sean exageradas y llenas de cables, para nada. El uso mínimo de ellos es uno de los puntos fuertes, pero la trama de Dragón parece metida para darle algo de "vidilla" a la película.

Herman Yau, que ya dirigió "Ip Man. La Leyenda", sabe dirigir tanto las secuencias más dramáticas como las de acción, pero no consigue tener un sello propio. A pesar de todo esto, la película es superior a otros films más de género y gracias a un guión relativamente sólido y a unas buenas interpretaciones, conforma una película esperada por el público, e incluye referencias a Bruce Lee, tanto al principio como al final, pero curiosamente, no sale acreditado y es casi anecdótico, a parte de dejar algo mal a Bruce y a algunos personajes secundarios de la película. con esto no quiero decir que no sea buena o rigurosa, sencillamente tiene secuencias que no me han convencido demasiado.

En definitiva, un buen colofón de la saga, no de la calidad que esperaba pero se deja ver y entretiene, y no todas las películas hongkonesas de los últimos años pueden decir lo mismo. Lo mejor, Anthony Wong y las coreografías, lo peor, un guión que sube y baja su calidad para mantenerse en una línea que no defrauda pero que no soprende.

NOTA: 7