domingo, 26 de enero de 2014

TOM YUM GOONG 2 (2013)

Tras el éxito de “Ong Bak” y “Thai Dragon”, la carrera de Tony Jaa parecía convertirlo en una de las máximas estrellas marciales del siglo XXI. Pero llegó “Ong Bak 2” y los problemas de rodaje. La leyenda negra que cubrió tanto la primera como la segunda precuela de “Ong Bak” (precuela que se descubre al final de la segunda entrega y queda remarcada en la tercera y última parte de la trilogía) enturbió tanto el resultado final de estas dos películas co-dirigidas por el propio Jaa, como el propio futuro del tailandés. Que abandonaba el cine, que se metía a monje… muchos rumores que al final han llevado a un resurgimiento fílmico del protegido de Panna Rithikrai y cuyo gran regreso se auspiciaba espectacular. Unir a Jaa con Jeeja Yanin, protagonista de “Chocolate”, con el mentor de ambos, Panna Rithikrai y con el director que les descubrió, Prachya Pinkaew, además del rodaje en 3D, parecía un trabajo fácil. Un ataque a la taquilla y el chromas de los ’80 y explosiones irrisorias. El peso de los efectos digitales y el 3D parece mucho mayor que el de las propias coreografías, aunque no son malas. Las peleas de la mayor parte de la película, junto a los stunts son bastante buenas, pero a medida que la película avanza, empiezan a flojear, desaprovechando tanto a Yanin como a Marrese Crump y llegando a un clímax que deja insatisfechos a los espectadores. No hay una gran pelea final como nos gustaría, aunque claro, siendo RZA el villano, y cuyos conocimientos marciales no son extraordinarios (no así en lo referente a cine de Kung Fu, del cual es experto, pero luchando… fue Marrese Crump quien le dobló en su debut como director, “El Hombre de los Puños de Hierro”) En anteriores películas, sobre todo en la primera parte, “Thai Dragon”, la acción iba in crescendo, mientras que aquí a la mitad de la película ya hemos visto lo mejor de las coreografías.
intentar restablecer el nivel de Jaa a nivel internacional. Pero una vez vista, tengo que admitir que es realmente decepcionante. El principal motivo parece ser que esta película es un encargo o película por contrato entre los integrantes del equipo técnico y artístico con la productora, la todopoderosa Sahamongkol Film Co. Los actores que más dinero han dado a la productora de forma internacional (“Chocolate” hasta se ha estrenado en España en DVD) juntos además del coreógrafo estrella y el director de todos sus éxitos. Todos juntos podrían llevar a cabo el resurgir de Jaa como estrella, pero el resultado es deplorable. La torpe dirección de Pinkaew, tras el genial plano-secuencia de “Thai Dragon” y el resto de su filmografía, además de los pobrísimos efectos digitales y el abuso del 3D para dotar de mayor espectacularidad a la película no hacen si no entorpecer y aburrir al mostrar lo más espectacular rodeado de
Al margen de la calidad de casi todas las escenas de acción (insisto, torpemente grabadas y con el 3D más en la cabeza que las propias coreografías), el guión no es nada nuevo, y la verdad, en este sentido me lo esperaba. No podemos decir que los guiones de las películas de Jaa sean ejemplos de originalidad. Son meras excusas para mostrarnos la calidad de Jaa y del equipo de especialistas de Rithikrai, y en esta ocasión, casi como guiño, volvemos al tema del elefante secuestrado y de Jaa en su búsqueda, pero aquí tenemos al policía interpretado por el cómico Petchtai Wongkamlao, Mark, metido con calzador en la supuesta trama internacional. No funciona tan bien como en la primera entrega, careciendo de fuerza. También es de lamentar el mal uso de un actor como Jawed El Berni, visto en “Fighting Fish”, “Tiger” (la de Salman Khan) o “Ninja: Shadow of a Tear”, que prácticamente ni lucha, siendo su pericia técnica lo suficientemente buena como para que al menos se luzca un poco, o que había enriquecido el resultado final. Volviendo al tema de la historia, no voy a criticarla negativamente, ya que como he dicho antes, no me esperaba nada original ni un guión por el que se fuesen a recibir premios. En este sentido, es lo que me esperaba, otra excusa para sorprendernos con los stunts y coreografías, pero que por desgracia, no ocurre como pensaba. Todo esto no significa que en general sea muy mala, sólo mala, con ciertos momentos de lucidez pero que se estropean por lo comentado arriba, la dirección de Pinkaew, desganada, junto a los efectos digitales tan malos pero que para la propia concepción de la película son tan importantes. Algunos saltos con motos, el tren, la explosión final digna de los dibujos animados del Coyote y el Correcaminos. Si tuviese un mayor tono de comedia incluso hubiese resultado gracioso, pero dudo mucho que en estas escenas, la intención fuese hacernos reir.

En definitiva, “Tom Yum Goong 2” es una mala secuela, que pone por delante los efectos digitales respecto a los stunts reales, que se olvida que lo importante es que las peleas sean buenas y espectaculares, y la falta de ritmo entre secuencias hacen que a veces olvidemos la historia y veamos secuencias seguidas de acción sin una conexión real, lo que hace que la historia no avance y llegue a aburrir un poco. También hay que destacar ciertos fallos de continuidad, como el cambio de corte de pelo de Jaa tras cruzar una puerta. Este ritmo se queda estancado y comienza a decaer en su segunda mitad, con buenas coreografías que poco a poco se van desinflando y nos dejan una película de contrato, totalmente desganada pero que puede ser un punto de inflexión en la carrera, sobre todo, de Jaa al comenzar a desvincularse de Sahamongkol, tras “A mal will rise”, última película de momento con la productora que afirmó, tras el anuncio de Jaa de formar parte del reparto de “Fast & Furious 7”, que tenía Jaa contrato de por vida con ellos. Parece ser que esto no es así, o al menos no hay problema con que Jaa participe en películas producidas por otras empresas, como “Skin Trade”, de SC Films International. Sea como sea, este regreso a la gran pantalla de Tony Jaa falla estrepitosamente aunque deja entrever aún el carisma que puede llegar a desplegar sin tener que usar cables o efectos digitales para ello. Aún confío en ti, Tony, se que puedes volver a ofrecernos la genialidad que vimos en tus dos primeras películas.

NOTA: 6

No hay comentarios: