sábado, 8 de marzo de 2014

MANTERA (2012)

No conocía esta película hasta que vi que iban a lanzarla en España en DVD. Tras ver el trailer no me esperaba nada demasiado bueno, pero una vez vista, no solo me reafirmo, si no que a pesar de ser en su conjunto una mala película, tiene el suficiente espíritu (buscado o no) para convertirse en una bizarrada a defender. Pongo en antecedentes. "Mantera" se trata de una película malaya donde una multinacional dedicada a la investigación tecnológica oculta intenciones oscuras cuya última arma, el Proyecto Mantera, pretende usar de forma belicosa. Por ello, la doctora encargada del proyecto destruye el prototipo, guiada por un misterioso individuo. La unidad central de datos es enviada, junto a una moto por piezas, a Kuala Lumpur, a un jóven que desconoce el poder que cae en sus manos. Según una antigua profecía, sólo un alma pura podrá controlar a Mantera, mucho más que un robot. La lucha entre el Bien y el Mal pondrá al jóven malayo en una dificil situación. Mantera, integrado en la moto y al ADN de Azman (el prota), le convertirán en una mezcla entre Transformer y Iron Man y decidirá el destino del planeta. ¿Pinta bien, no? La idea, sencilla, bebe de diversas fuentes, a parte de las mencionadas, incluyendo algunas en forma de guiños (como a "Stargate") pero claro, para poner una historia como esta en imágenes, hace falta dinero, y por mucho que
hayan puesto, el presupuesto de una producción malaya no es demasiado comparado con los cánones de Hollywood. Por ello a nivel visual resulta muy amateur. Bien dirigida pero no lo suficiente, unido a unas interpretaciones que hacen que parezca que estamos viendo una película hecha por el vecino de al lado. Una especie de cortometraje de instituto, un trabajo de final de carrera o similar, alargado sin hacerse pesada pero sin llegar a decirnos nada. El guión mezcla las intrigas por el dominio del mundo de la forma más simple, sincera y comiquera, junto a momentos "dramáticos" y románticos donde curiosamente se desenvuelven mejor los directores (son dos, pero desconozco quien se ha encargado de cada parcela) con planos mejor compuestos. Las escenas de acción están rodadas de forma muy justita. Las coreografías, de un tal Mizaras) se pueden ver, ya que usan planos generales en las peleas en su mayor parte, mientras que en los tiroteos y persecuciones, cuando los cierran, demuestran una falta de talento, pero buenas referencias de las que beben. Se nota que quien se haya encargado de dirigir estas secuencias ha visto buen cine de acción, pero el editor no parece tener demasiada idea del ritmo en la acción (a parte de algún que otro salto de eje, que no veía desde hacía tiempo) En definitiva, a nivel técnico, muy de aficionado, aunque amante del cine.

Los efectos digitales son punto y a parte. Nos hemos malacostumbrado a los efectos digitales de última generación, a Hollywood y eso hace que las películas con menores presupuestos e industrias en ciertos paises no estén a la última. Los chromas son muy malos. Así de sencillo. La integración de animación en 3D con imagen real resulta casi ridícula, unas superposiciones nada realistas que la aportan una atmósfera de cómic bizarro que no se muy bien si pretende homenajear o parodiar el subgénero de superhéroes dandole además con el guión esa vuelta de tuerca que une, como he dicho, a los robots transformables de Hasbro con la armadura de Iron Man, uniendo a todo esto un toque Tokusatsu, es decir, las series de superhéroes del tipo Kamen Rider, Ultraman o Garo. Viendo esto, es evidente el espíritu que hay que tener para afrontar todo esto, pura diversión y risas (aunque sea por lo mala que es) Si, la ejecución de las coreografías es pésima, los efectos parece de un videojuego de hace unos años y cantan cosa mala, pero tenemos buenas peleas de robots con espadas. Se podrían mejorar, pero me recuerda a la película china "Kung Fu Cyborg Attraction" de Andrew Lau e insisto, el espíritu de cachondeo para afrontarle debe ser alto, ya que todo esto conforma una película muy divertida, que incluso te deja con ganas de más, una bizarrada que se agradece, un puro entretenimiento con los medios que se tienen. Lo curioso es que la edición española dura 80 minutos, mientras que parece que la edición malaya dura casi dos horas, y he visto que hay ediciones de 87 minutos en otros países, por lo que no se si el final abrupto es el mismo que en la original, o han quitado algo, cosa que me extrañaría. Por que ese final abiertísimo junto a todo lo mencionado hasta ahora hacen que parezca el capítulo piloto de una serie de televisión, lo cual no estaría nada mal, ya que se podría trabajar sobre los puntos flacos y pulirlos para terminar ofreciéndonos una serie muy entretenida. Pero no es el caso, al menos por lo que yo sé.
Dentro del diseño de Mantera, podemos ver dos diferentes. El primero, negro, es bastante mejor que el final rojo, aunque la estilización refresca la imagen de este tipo de robots/armaduras, más cercano al anime japonés. Los robots "malos" en la línea habitual, amenazadores, oscuros, luces rojas, crueles (aunque son robots) Pero el robot que personalmente más heroico me parece, con mejor aspecto, es otro modelo que sale muy poco, y que incluso mientras se lo ponen a su portador (son exo-esqueletos que se ponen en el cuerpo y que luego les recubre como armadura) es más épico que el del robot que da nombre a la película. Y ya que estoy con diseño, el personaje principal, y por el tema de la moto, la ropa, recuerda vagamente a Kaneda, protagonista del manga "Akira".

Para terminar, los actores, flojísimos, poco creíbles pero encajando con el producto. A destacar la aparición de la Miss Mundo 2008 rusa Kamaliya como la doctora Pushkin en el reparto y un rodaje internacional en Kuala Lumpur (Malasia), Moscú y Dubai. Para verla este fin de semana con palomitas y pasar un rato muy divertido con amigos.

NOTA: 7

No hay comentarios: