lunes, 20 de julio de 2015

UNDERDOG KIDS (2015)



Cuando escuché que Phillip Rhee volvía al cine tras “Campeón de Campeones 4: Sin aliento”, de 1998, no pude dejar de emocionarme ya que Phillip es uno de esos actores marciales desaprovechados, con seis películas como secundario y cuatro posteriores como protagonista, concretamente la saga creada por él “Campeón de campeones”. Si pasamos por alto su labor de productor estereoscópico de “Las nuevas aventuras de Caperucita roja”, llevaba 17 años sin aparecer en los créditos de alguna película. Por eso al ver que iba a dirigir, guionizar, producir y protagonizar “Underdog Kids”, las expectativas fueron creciendo hasta el día de su estreno. ¿Y con qué me he encontrado? 
Digamos que esta esperada película es una especie de híbrido entre “Campeón de campeones”, “Karate Kid” y los mensajes de autosuperación con toques familiares que hemos visto en series como “Walker, Texas Ranger” e incluso en muchos telefilms de Antena 3 a la hora de comer. Lo mismo estás pensando en pasar directamente de ésta película, y admito que está por debajo de lo que me esperaba. Por un lado tenemos el guión, que intenta equilibrar la parte dramática y personal de cada niño con el tema marcial, siendo bastante previsible y tópico, sin nada realmente que llame la atención, al margen de las propias historias apoyándose en los actores adultos que interpretan a los padres de cada uno, destacando a Beau Bridges. Aunque cada historia es también previsible, intenta llegar a la fibra sensible del espectador, cosa que consigue al usar las claves habituales.
El otro aspecto del guión es el marcial, permaneciendo en la línea de previsibilidad, con un par de secuencias para lucimiento de Phillip Rhee que no consiguen dejarnos satisfechos en cuanto a artes marciales en pantalla. Se disfrutan sus secuencias y se ve la excelente técnica de Rhee, pero el mayor peso recae en el equipo de marginados al que entrena, con jóvenes promesas de las artes marciales que consiguen unos minutos de gloria, mejor o peor aprovechados dependiendo de si estamos antes verdaderos artistas marciales o ante actores, cosa que parece buscar repetir la fórmula de “Campeón de campeones”, con algunas analogías entre los personajes del equipo norteamericano de dicha película con los niños de grupo protagonista. Además tenemos la copia del equipo rival de Daniel-san y el Maestro Miyagi, y es que es tan similar, que no hace falta decir más al respecto. Cumple éste equipo como rival de los protagonistas y aunque las edades varían mucho entre los competidores, la propia calidad media de la película hace que lo dejemos pasar por alto. Y es que estamos ante un producto demasiado familiar, más incluso que “El medallón perdido” con Mark Dacascos, y para la mentalidad estadounidense es algo bueno, vistas las numerosas producciones panfletistas llenas de buenos sentimientos que se producen allí. Para los seguidores de Rhee será un fallo enorme, ya que hace que las escenas marciales sean demasiado lights, que aunque bien coreografiadas y ejecutadas, se quedan por debajo del nivel esperado.
Phillip interpreta un papel muy similar al de la saga “Campeón de campeones”, pasando de llamarse Tommy Lee a Jimmy…Lee. Si, Jimmy “The Lighning Bolt” Lee, pero vamos, que podría ser el mismo personaje años después y obviar el tema del rayo que mencionan de pasada y que no es para nada relevante para la película. Vemos a Jimmy en un par de flashbacks de pequeño, para crear una relación con quien dirige el centro YMCA donde entrenan los chavales, pero una vez introducido, la historia se centra en el presente. Rhee se encarga de la dirección, ayudado por el mismísimo James Lew como director de segunda unidad y coordinador de especialistas, dejando la labor de coreógrafo a Marc Canonizado, especialista que debúta como coreógrafo, supervisados todos por el hermano del director, Simon Rhee, cuya carrera como especialista y actor secundario sigue a toda mecha, mucho mejor que la de su hermano Phillip. Gracias a estos grandes nombres al menos podemos disfrutar de la acción, bien rodada y como he dicho, bien coreografiada y ejecutada. En el reparto podemos ver algunas caras conocidas como a Ron Yuan interpretando a Marc Zuko, y a varios maestros interpretándose a sí  mismos como jurado del campeonato final entre los dos equipos de jóvenes, Dan Inosanto, Richard Norton, Benny “The Jet” Urquídez, Don “The Dragon” Wilson y Jung Chong, maestro de Taekwondo de los propios hermanos Rhee. Aunque su presencia es mínima, limitándose a sentarse y levantar carteles con puntuación, se agradece ver el respeto que se tienen dentro de la industria auténticos maestros de artes marciales, así como la amistad.
Resumiendo, “Underdog Kids” es una película familiar con algunas notas de artes marciales, usando la filosofía más básica para transmitir un mensaje bonito, usando claves del drama para tratar de dar algo de profundidad pero quedándose tan solo en una típica película de sobremesa, incluso inferior a la saga de los tres pequeños ninjas pero donde al menos podemos volver a Phillip Rhee, algo perdido en cuanto a inspiración a la hora de escribir, pero con ganas de rodar nuevas película que esperemos sean mejores que esta. Por suerte las peleas están bien rodadas y eso me da esperanzas de ver un título más adulto con Rhee como protagonista. ¿Quizás esta película ha sido un entrenamiento para su anunciado regreso a la franquicia que le dio fugazmente la fama? ¿Tendremos una quinta entrega o será un reboot? Espero que las respuestas a estas preguntas se contesten pronto.

NOTA: 5
 
        

No hay comentarios: