martes, 12 de enero de 2016

"WILD CITY" (2015)

Ringo Lam, junto a Tsui Hark y John Woo, fue uno de los pilares de la nueva ola de cine hongkonés en los ’80 y ’90. Tras cruzar el charco para dirigir a Van Damme, al igual que Hark y Woo, y alternar estos títulos, “Al límite del riesgo”, “Replicant” y “Salvaje”, con otros títulos en su patria natal (“Full Alert”, “The Suspect” y “Victim” tras “Al límite…, y la comedia “Looking for Mr. Perfect” entre las dos última), participó en el 2007 con Johnnie To y Tsui Hark en “Triangle” para desaparecer hasta el 2015, año de su regreso con “Wild City”, un thriller que puso los dientes largos a sus seguidores, impacientes por ver un nuevo trabajo. ¿El resultado?

Por desgracia, no el esperado. La personalidad de sus mejores trabajos, como “City on fire”, “Full Contact” o “Prison on Fire” ya se había diluido en sus trabajos con el Belga de Oro, a pesar de tener ciertos aspectos interesantes, pero lejos de sus obras maestras, y aquí continúa sin conseguir llegar a esos niveles que nos hizo disfrutar a finales de los ’80 y principios de los ’90. El guion, obra del propio director, es algo simple, predecible incluso aunque no llega a aburrir. La falta de alma de la película demuestra que tras siete años sin rodar nada, Ringo debe ponerse las pilas. A pesar de eso, los actores están más que correctos, comenzando con un Louis Koo comedido y un Shawn Yue que le supera algo con un personaje con más matices. Cabe destacar la participación de Simon Yam y Sam Lee, con papeles menores que por eso mismo logran destacar más que los protagonistas, a excepción de Yue, quien consigue destacar por encima del resto. Es curioso que entre el reparto tengamos a Philip Ng, en un papel prácticamente sin líneas de diálogo, desperdiciándole más de lo esperado.
Las escenas de acción, obra de Wong Wai-Fai, tampoco consiguen destacar demasiado, siendo, como los actores, correctas. Lo más sorprendente de la película es su fotografía, nítida y colorida, resultando muy llamativa para la filmografía del director, que suele usar una paleta de colores más sucia en busca de un aspecto visual más realista. No en vano se ha denominado su cine como docudrama, por ese acercamiento al realismo, siendo uno de sus aspectos más personales que fomentaron su éxito, en contrapunto con el bullet ballet de Woo o la acción más desenfrenada de Hark. Esta fotografía es obra de Ross Clarkson, austrialiano que ha trabajado anteriormente con Lam en películas como “The Suspect”, “Victim” y como cámara en algunas películas de Van Damme (“Replicant”, “The Order”, “Sin control” o “Salvaje”) además de ambas funciones con Isaac Florentine en las dos secuelas de “Invicto”, las dos partes de “Ninja” o “Never Back Down 3”. Este es su trabajo más cuidado pero va en detrimento de la propia personalidad de la película.
Si el guion no logra despegar demasiado y el aspecto visual se queda lejos de lo esperado por Lam, “Wild City” termina siendo un título más que nos hace recordar los momentos mejores que vivió el thriller hongkonés en sus años dorados, integrando ese gran número de películas similares que engrosan el género en los últimos años. El aspecto positivo es que Lam debería ir cogiendo fuerza poco a poco y espero que su siguiente película sí que logre devolvernos al director que echamos de menos. Sus años en Hollywood y los siete que ha estado parado le ha pasado factura, aunque hay atisbos del que fue y espero que sea con sus siguientes películas.

NOTA: 5’5